Mónica de Oriol e Icaza: ¿Puede usted mirar a sus hijas a la cara y dormir tranquila?

mo

Mónica es, según su CV, Licenciada en CC Económicas y empresariales, tiene un Diploma en Economía de la Unión Europea y diversos cursos de post-grado.
En 1989 se puso al mando de una empresa que pasó de tener 18 empleados a los más de 5.300 que tiene hoy en día. Además, es Consejera de dos empresas del Ibex35, miembro del patronato de un par de fundaciones y Presidenta de otras organizaciones, como es por ejemplo el Círculo de Empresarios.

Esta mujer, representante de empresarios, como no podía conciliar familia y trabajo, pidió dinero a su familia para poder comprarse su propia empresa. No debe saber que muchas mujeres de a pie que no pueden conciliar, piden a sus familias dinero o ayuda para pagar facturas y salir adelante. Debe creer que la empresa es un ente superior, sus empresarios son una clase social aparte.
Tampoco debe saber que muchísimas mujeres crean sus proyectos empresariales partiendo de 0, eso es ser empresaria de verdad.

 

Como Presidenta del Círculo de Empresarios la conocemos, como dispensadora de perlas desde esa posición y como solicitora de disculpas posteriores por puro bienquedismo.

Esta mujer, que no Señora a pesar de ser de familia de marqueses, opina que las mujeres entre 25 y 45 años causamos problemas a la empresa porque estamos en edad de quedarnos embarazadas. No doy ninguna exclusiva, llevamos días leyéndolo. La misma mujer que antes de los 25 había tenido ya tres hijos, la misma mujer que parece no saber que a partir de los 45 años cuesta mucho ser contratada.

¿Y es en realidad la Presidenta del Círculo de Empresarios? ¿Y no sabe que la baja maternal no la pagan las empresas? ¿Y no sabe que las cotizaciones a la Seguridad Social de la persona substituta a quien contrate se deducen, por lo que el coste es cero?
Opina que las embarazadas atentamos contra los bienes de la empresa porque no nos concentramos y estamos más dispersas, con la cabeza en otra parte.Claro, no es por desprestigiar al resto de trabajadores, pero será que lo de ir a calentar la silla es única y exclusivamente cosa de embarazadas y madres.

Después de sus declaraciones, afortunadamente también hemos podido leer mujeres reprobando sus palabras, y no me refiero a mujeres de a pie o caras conocidas (buen artículo el del blog de la periodista Carme Chaparro). También se ha sentido insultada la presidenta de Mujer y Empresa, Carmen Sanz Chacón, y voces de todos los partidos políticos (PP incluído).
Y para colmo, el Director General de Infojobs también opina lo contrario.

Ésta soy yo yendo a trabajar embarazada de 36+4.
Ésta soy yo yendo a trabajar embarazada de 36+4.

Esta mujer debería saber que somos muchas a las que la maternidad nos cambia en el campo profesional. A punto de ser madre por segunda vez, me encuentro en un buen momento profesional. Parte del mérito es de la empresa en la que trabajo, en la que por suerte el pensamiento dista bastante al de la Presidenta, y parte del mérito es que estoy más motivada en sentirme plena en todos los aspectos.
Ser madre es absorbente y agotador, y para muchas de nosotras el trabajo en otro sitio es un desafío que nos podemos tomar como una vía de escape o como un reclamo de volver a ser visibles ante la sociedad.

Estoy más motivada en mi realización como persona en todos los campos, a todos los niveles, y el profesional es sin duda uno de ellos.

Esta mujer vive alejada de la realidad y desde la nube de su despacho directivo poco contacto debe tener con las trabajadoras de a pie, poco debe saber ella si tienen la cabeza en otro sitio o si se esfuerzan en dar lo mejor de sí.

Esta mujer no debería ser llamada mujer, porque no tiene ni idea de lo que es serlo.

Anuncis